Arco de Constantino y Meta Sudans

El Arco de Constantino, situado sobre la ruta que recorrían las procesiones triunfales, en el tramo comprendido entre el Circo Máximo y el Arco de Tito, es el mayor arco honorífico que nos ha llegado, y representa una síntesis de la propaganda ideológica de la época constantiniana. El arco celebra el triunfo del emperador Constantino sobre Majencio el 28 de octubre de 312 d. C. tras la batalla del Puente Milvio. La inscripción del arco central revela que el monumento fue solemnemente dedicado por el Senado al emperador en memoria de ese triunfo y como ocasión de las fiestas decenales del imperio, al inicio del décimo año de su reinado, el 25 de julio de 315 d. C.

La decoración en relieve sobre losas de mármol fue concebida y realizada en el periodo constantiniano según un proyecto unitario, utilizando principalmente materiales de expolio de otros monumentos imperiales. En las caras principales del arco y en los laterales, dispuestos de forma simétrica, se alternan relieves de la época de Trajano, Adriano, Marco Aurelio y, finalmente, en el sector inferior, de Constantino.

Todos los rostros de los emperadores que aparecen en los relieves han sido remodelados a semejanza de Constantino, con el nimbo para connotar la majestad imperial.

Las numerosas imágenes que pueblan el arco están unidas por un preciso hilo conductor: la celebración del plan político de restauración del imperio deseado por Constantino. Deseaba ser celebrado y reconocido como el nuevo árbitro del destino de Roma y como legítimo triunfador sobre su rival Majencio. Para ello, eligió un monumento tradicional arraigado en la historia imperial: el arco de triunfo. La estructura fue diseñada para narrar sus victorias, pero fue decorada con esculturas antiguas de otros edificios, para que las imágenes del pasado, con la narración de las guerras y triunfos de los grandes protagonistas del imperio, legitimaran el poder del propio Constantino. Una garantía de la solidez de su gobierno y de su consenso político.

La Meta Sudans

Junto al Arco de Constantino se encuentran los restos de lo que se conoce como la Meta Sudans, una fuente monumental construida en época flavia. La fuente estuvo en uso hasta el siglo V d. C., cuando los canales que drenaban el agua del Valle del Coliseo comenzaron a obstruirse. Sus ruinas fueron demolidas en el período fascista para construir la Via dei Trionfi.

Gracias a las representaciones de la fuente en monedas, fotos de finales del siglo XIX y dibujos realizados cuando estaba a punto de ser demolida, es posible reconstruir su aspecto original: una base cilíndrica revestida de mármol y tal vez articulada en nichos, con un elemento superior cónico rematado por una flor o una esfera.

El nombre meta deriva de la forma cónica que recordaba a los pilares del circo romano (mete), mientras que sudans (sudor) se refiere al agua que brotaba de ella.

La Meta Sudans ocupó un lugar de gran importancia urbana, situada en uno de los vértices del límite sagrado de la ciudad romuleana, en la intersección de dos caminos asociados con la ruta de las procesiones triunfales y el punto de encuentro de cuatro de los distritos de la Roma augústea. En la misma zona, Augusto ya había erigido una fuente más pequeña, mencionada por las fuentes y descubierta en recientes excavaciones arqueológicas. Los flavianos perpetuaron, así, la memoria de un monumento fuertemente simbólico.