Domus Aurea

Tras el devastador incendio del 64 d.C. que destruyó gran parte del centro de Roma, el emperador Nerón comenzó a construir una nueva residencia, que por su magnificencia y grandeza pasó a la historia con el nombre de Domus Aurea.

Diseñado por los arquitectos Severo y Céler y decorado por el pintor Famulus, el palacio consistía en una serie de edificios separados por jardines, bosques, viñedos y un lago artificial, que se encontraba en el valle donde hoy se encuentra el Coliseo. Los núcleos principales del palacio estaban situados en la Colina Palatina y en la del Oppio y eran famosos por la suntuosa decoración en la que no faltaban estucos, pinturas, mármoles policromados y revestimientos de oro y piedras preciosas. El enorme complejo incluía baños con aguas normales y sulfurosas, varias salas de banquetes, incluida la famosa coenatio rotunda, que giraba sobre sí misma, y un enorme vestíbulo que albergaba la colosal estatua del emperador con las vestiduras del Dios Sol.

Tras la muerte de Nerón, sus sucesores decidieron borrar cualquier vestigio del emperador y de su palacio. Las lujosas cámaras fueron despojadas de sus revestimientos y esculturas y rellenadas con tierra hasta las bóvedas para ser utilizadas como subestructuras de otros edificios.

Las partes que se pueden visitar hoy son las de la colina del Oppio: entornos destinados probablemente a fiestas y banquetes que fueron enterrados y que permanecieron ocultas hasta el Renacimiento. Solo después de algunos descubrimientos fortuitos, artistas apasionados por las antigüedades como Pinturicchio, Ghirlandaio, Rafaello y Giulio Romano comenzaron a explorar lo que ellos consideraban grutas subterráneas para copiar los motivos decorativos que conservaban y que, debido a su ubicación, adoptaron el nombre de grotescos. Incluso en la actualidad, la pintura grotesca se utiliza para indicar un género, especialmente difundido en el siglo XVI, que retoma, reelabora y reinterpreta de manera lúdica e imaginativa los motivos de la decoración de las paredes romanas.

Domus Aurea Experience
Un verdadero viaje a través del tiempo, un cortocircuito cognitivo y emocional completamente nuevo en el campo de las tecnologías aplicadas al patrimonio cultural.

Domus Aurea Experience

Descubre más