Mirabilia

Arco de Tito

Palatino

En las pendientes del Palatino, allí donde el clivus inicia el ascenso hacia la colina, se alza el Arco de Tito. Probablemente fue construido, por voluntad del Senado y del pueblo romano –como se lee en la inscripción situada en el lateral del arco hacia el Coliseo–, durante el mandato de Domiciano, último emperador de la dinastía Flavia, en memoria del hermano Tito, ya divinizado, para conmemorar el triunfo en la guerra judeo-romana del año 70 d.C. (aunque no se haga alusión a dicha victoria).

El arco, de mármol pentélico y de un solo vano, está elegantemente decorado. En el exterior se aprecia un pequeño friso continuo a partir del cual se desarrolla una procesión triunfal y en las arquivoltas hay dos Victorias aladas. Dentro, en el centro de la bóveda de casetones, un relieve muestra la apoteosis de Tito mientras asciende al cielo sobre un águila y, en las paredes, dos grandes paneles ilustran los momentos más importantes del triunfo. En uno avanza la cuadriga imperial, guiada por la diosa Roma, con Tito coronado por la Victoria. En el otro, los soldados romanos transportan las obras robadas del Templo de Jerusalén: las trompetas de plata, la mesa del Arca de la Alianza y el candelabro de siete brazos.