Mirabilia

Curia Julia

Foro Romano

El edificio debe su nombre a las asambleas de los "curiados", los ciudadanos seleccionados a partir del censo, que tenían lugar en el Comicio. Esta fue la primera curia de Roma, la Curia Hostilia, edificada según la leyenda por Tulo Hostilio tercer rey de Roma en el siglo VI a. C. Dañada por un incendio en el 52 a.C., Julio César fundó la nueva Curia modificando su orientación y englobándola en su foro personal. El trabajo fue terminado en el 29 a. C. por Augusto pero ya en el 94 d. C. en época de Domiciano se llevó a cabo la primera restauración, a la que siguió una intervención más importante realizada por Diocleciano tras el desastroso incendio del 238 d. C. De esta restauración aún pueden verse dentro el maravilloso pavimento de opus sectile y la decoración de las paredes con nichos de mármol policromado. El gran espacio interior respetaba las proporciones recomendadas por Vitruvio para las curias. La altura (21 m) era aproximadamente la mitad de la suma entre la longitud y la anchura. El aula estaba dividida en tres sectores, con tres peldaños anchos y bajos a la derecha y a la izquierda donde estaban situados los trescientos asientos de los senadores.

Por fuera, el monumento se presenta como un gran edificio de ladrillos con formas austeras, caracterizado por los tímpanos de las fachadas delantera y trasera. La fachada delantera presentaba una parte baja cubierta por lascas marmóreas y una parte almohadillada en estuco imitación mármol. Debajo de las grandes ventanas se observa una serie de orificios cuadrados, indicios de los puntos de inserción de las vigas de un pórtico y, a los lados del portal, las huellas rectangulares dejadas por sepulturas colocadas en la Edad Media, cuando en el edificio se estableció la iglesia de San Adriano fundada en el siglo VI y todo el área de tránsito estaba situada en un nivel más alto. La puerta de bronce es una copia de la original, trasladada a San Juan de Letrán en el siglo XVII. En las paredes, en especial en la de entrada, se pueden ver los restos de fragmentos pictóricos de época bizantina como testimonio del periodo de transformación del edificio en iglesia.