Mirabilia

El templo de Venus y Roma

Foro Romano

Sobre una alta plataforma con vistas al Valle del Coliseo se levanta el Templo que Adriano quiso dedicar a la diosa Roma y a la diosa Venus, madre de Eneas, fundador de la ciudad.

La construcción comenzó en el 121 d. C. siguiendo el plan de Adriano, pero no se concluyó hasta el año 140 d. C., bajo la dirección de Antonino Pío.

El templo constaba de dos cámaras principales orientadas espalda con espalda (una para cada diosa), cada una precedida por un vestíbulo. Solo queda el ábside de la cámara que da al Coliseo, dedicada a Venus, mientras que la segunda, dedicada a Roma, ha sufrido diversas transformaciones. En el siglo VIII se construyó en esta parte del templo un oratorio dedicado a San Pedro y San Pablo, posteriormente transformado en la iglesia de Santa María Nova y, en el siglo XV, en la basílica de Santa Francesca Romana.

Destruido por el fuego en el año 283 d. C., el templo fue restaurado por Majencio en el 307, quien sustituyó el techo original por la bóveda artesonada.