Mirabilia

La cávea del Coliseo y la terraza del Belvedere

Coliseo

La entrada al Coliseo era gratuita: los miembros de las clases sociales entraban por 76 arcos con números grabados y marcados en rojo, 29 de los cuales aún son visibles a lo largo del lado septentrional. Los espectadores seguían los senderos indicados en los arcos interiores y marcados, también, en las entradas o téseras de cada cabeza de familia. La asignación de los asientos seguía un estricto orden jerárquico: las mejores vistas eran las que se tenían desde el palco imperial, situado en la entrada sur, sobre el eje menor del monumento. Los senadores disfrutaban de una vista excelente desde los asientos más cercanos a la arena (loca), que estaban reservados para ellos. Detrás de los asientos de los senadores se encontraba el maenianum primum, reservado a los caballeros (equites), mientras que los dos sectores del maenianum secundum acogían categorías sociales progresivamente más bajas. Los peores asientos, en términos de mala visibilidad y accesibilidad, pertenecían al maenianum summum, el pórtico columnado que coronaba la cávea, con asientos de madera reservados para los plebeyos. Es aquí donde se encuentra la llamada terraza del Belvedere, en el tercer nivel, desde donde se puede admirar toda la cávea desde los diferentes niveles de los niveles superiores, con acceso a las terrazas de los niveles III, IV y V.

Visita guiada