Mirabilia

Santa María Antigua con el Oratorio de los Cuarente Mártires y la Rampa de Domiciano

Foro Romano

La iglesia de Santa María Antigua, descubierta en 1900 en las laderas del Monte Palatino, conserva en sus paredes un patrimonio de pinturas que data del siglo VI al IX, cuando fue abandonada tras el derrumbe del terremoto del año 847. La fase decorativa se sometió a numerosas intervenciones, de las cuales la pared definida como «palimpsesto» es testigo. Se trata de un amplio fragmento en el que se identifican seis capas de pintura que van desde el IV-V hasta el siglo VIII d. C.

Particularmente bien conservado está el ciclo dedicado al martirio de los santos Quirico y Julita, que decora casi por completo la capilla de Teodoto, que data del pontificado del papa Zacarías (741-752). La capilla a la derecha del presbiterio está dedicada a los santos Cosme y Damián. En la nave izquierda está representada una teoría de los santos de la Iglesia griega y latina, con Cristo en el centro, coronada por historias del Antiguo Testamento.

El Oratorio de los Cuarenta Mártires se define así por la pintura, datable del siglo VIII, que adorna el ábside en el que se exalta la devoción de los soldados cristianos condenados a morir en las aguas heladas de un lago en Armenia, en Sebaste, durante la persecución de Diocleciano. El entorno, de planta cuadrangular, aún conserva en la pared derecha un fresco con San Antonio el ermitaño y el piso de fragmentos de mármol de la época medieval. Este espacio fue probablemente originalmente la entrada a la Rampa de Domiciano, que conducía a los Palacios Imperiales en el Monte Palatino. Con la cristianización del Foro, el edificio se convirtió en un oratorio.

Compra la entrada Foro Romano Palatino SUPER