Nuestra miel: la ambrosía del Palatino

Gracias al proyecto GRABees – La miel de Roma se instalaron, a lo largo del itinerario de la pendiente meridional del monte Palatino dentro del PArCo, las colmenas de las que fue posible obtener la miel “Ambrosía del Palatino”.

El punto elegido retoma las “directrices” sugeridas por las fuentes antiguas; Varrón, Columela, Plinio y, si bien dentro del contexto poético, Virgilio, ilustran al unísono el mismo paisaje ideal para el cultivo de abejas. Recomiendan lugares amplios, secos y ventilados, y aconsejan colocar las colmenas en zonas aisladas, lejos de otros animales y del hombre, y en las que haya abundantes plantas de cosecha y agua cerca.

Nuestras colmenas están situadas a los pies de las cabañas de Rómulo, donde tiene sus inicios la historia arcaica de Roma, en uno de los puntos más tranquilos y atractivos del PArCo, muy rico en vegetación mediterránea. Esto facilitó la adaptación de las abejas y el éxito del proyecto, asegurando una producción de buena calidad y considerable valor.

La miel, desde la antigüedad, es un bien precioso para la repostería, la medicina y la cosmética, tan importante que alcanza un valor simbólico y divino: la ambrosía como alimento de la inmortalidad.

Es importante subrayar la importancia de la apicultura para los problemas climáticos actuales. Las abejas son insectos polinizadores capaces de aumentar la vegetación y sin embargo, en la actualidad, se encuentran en peligro de extinción debido a la pérdida de la biodiversidad, de los hábitats naturales y de los cambios climáticos.